¿Cómo actúan los niños ante los conflictos? Sus respuestas son las mismas que las nuestras. Es conveniente que mostremos a nuestros hijos o a nuestros alumnos, cuales son estas respuestas. El niño aprende a identificarse con la suya propia y al mismo tiempo podemos enseñarle a valorar los aspectos positivos y negativos de cada una de ellas. Cada respuesta es apropiada para un determinado tipo de conflicto y por ello cuánto antes aprendamos a pensar en el tipo de respuesta que se requiere, tanto más fácil será en el futuro lograr la resolución del  mismo.

Este estudio es adecuado tanto para el adulto como para el niño, pero como en este post lo que pretendo es ofrecer al maestro, al padre o madre un recurso que le ayude en la tarea de educar, voy a explicar los tipos de respuesta en un lenguaje adaptado al menor.

1. Replegarse como LA TORTUGA Yo pierdo/ Tú pierdes

Las tortugas tienen la ventaja de esconderse dentro de su casa cuando tienen problemas. Esta casa se llama caparazón, es duro, fuerte y resistente y no permite que nadie se acerque a ella. Si siente miedo por algo… no sale del caparazón. Nosotros muchas veces actuamos como las tortugas, tenemos miedo, estamos nerviosos y nos escondemos dentro de nosotros mismos. No hablamos con nadie del problema y no buscamos solucionarlo.

¿A qué tipo de problema me refiero? Pues puede ser que un compañero se meta contigo constantemente, que te amenacen o que te insulten. Esta respuesta es necesaria si sientes que tu vida corre peligro, pero si la usas mucho puede suceder que te acostumbres a meterte en tu “caparazón” y dejes de confiar en que otras personas pueden ayudarte. Hay que aprender a defender adecuadamente lo que nos gusta o no, lo que quiero o no quiero, en lo que estoy de acuerdo y en lo que no.

Positivo: El niño se replega en su caparazón imaginario cuando se siente amenazado, al igual que hace la tortuga cuando se repliega dentro de su concha. Es buena cuando es necesario esperar para calmar los nervios y poder dialogar o cuando existe la posibilidad de un peligro inminente.

Negativo: Por otro lado puede es perjudicial porque es un modo de EVITAR o HUIR. En realidad tiene miedo de exponer sus necesidades.

 

Anuncios